Mandarina: 5 Problemas que esta fruta resuelve mejor que remedios en farmacias

Frutas medicinales 11117 Visitas

Beneficios de la mandarina

La mandarina es una materia prima preciosa para la industria cosmética y puede hacer que tu cuerpo funcione mejor

La mandarina es una fruta deliciosa y refrescante, originaria de China e India. Esta tiene un sabor notable, aroma dulce y cítrico, tan agradable que sus componentes se utilizan como ingredientes activos para perfumes y cremas.

También conocida como tanjarina o bergamota, la citrus reticulata es muy nutritiva, siendo rica en vitaminas A y C, potasio, fósforo y calcio.

Además, es una fuente de vitaminas B, ácido fólico y magnesio, tiene cualidades digestivas y diuréticas y un papel importante en la síntesis de proteínas, fortaleciendo los músculos y los nervios.

Beneficios de la mandarina para la salud

1. Piel y cabello más bonitos

Sí, sus nutrientes son excelentes para dar fuerza, brillo y vigor a tu piel y cabello.

¡A penas una unidad ya suministra ⅓ de tu requerimiento diario de vitamina C! Asimismo, es rico en bioflavonoides, un poderoso antioxidante, que combate el envejecimiento prematuro, ya sea con la aparición de arrugas y disminución de la tenacidad o pérdida de cabello y debilitamiento de los mechones.

La vitamina C actúa directamente en la producción de colágeno, fundamental para la estructura de la piel y el cabello, e incluso se utiliza para ayudar a curar las heridas más rápidamente.

Su aceite esencial, que se encuentra fácilmente en tiendas en línea o productos naturales, combate los hongos en las uñas y la piel, además de ayudar a eliminar el acné y las espinillas y prevenir la aparición de estrías.

Otro factor determinante para la belleza de tu cabello es la presencia de vitamina B12, que ayuda a fortalecer el cabello, evitando que se caiga o aparezcan las canas pronto.

2. Pérdida de peso

A pesar de ser un postre delicioso, súper dulce y jugoso, puede usarse en dietas con el objetivo de adelgazar.

Por cada 100 gramos de la fruta, solo contiene 53 calorías, 2 gramos de fibra, 37 mg. de calcio y 27 de vitamina C. ¿Ya la has anotado en la lista de la compra para la dieta?

Las fibras te darán una mayor saciedad hasta la próxima comida, regulando el nivel de azúcar. Esta fruta también ayuda a regular el nivel de cortisol, brindando un mayor bienestar y reduciendo la necesidad de comer con más frecuencia.

Es fácil de transportar, consumir y encontrar en mercados y ferias, es bastante asequible y se encuentra casi todo el año, con una mayor cosecha a mediados de año. ¡Su único inconveniente es que cuando abres una, todos en el mismo entorno lo sabrán (y probablemente la deseen)!

3. Previene la diabetes

Su ingesta diaria ayuda a combatir la diabetes tipo 2, dada la presencia de un bioflavanoide, la nobiletina.

Además de un poderoso antioxidante, esta ayuda a regular la cantidad de insulina en el organismo. Por ello, es importante para mantener tus niveles y prevenir la diabetes.

4. Protege el corazón

Además de ello, la nobiletina protege tu corazón, asociado con su cantidad significativa de potasio, lo que reduce la presión arterial y hace que la sangre sea más fluida.

Este antioxidante evita que la grasa se asiente en el hígado y las arterias, provocando que se quemen, en lugar de solo los carbohidratos. También reduce los niveles de colesterol, fortaleciendo así el sistema cardiovascular.

5. Fortalece o sistema gastrointestinal

No solo por su cantidad de fibras, fundamentales para el buen funcionamiento del tracto intestinal, sino también por ser excelente para combatir la bacteria H. pylori, que ha llegado a más y más personas.

También se recomienda su consumo, en forma de té de hojas, para combatir la acidez estomacal, los cólicos, los vómitos y otros problemas asociados con el tracto gastrointestinal.

Además de estos 5 beneficios, ayuda a fortalecer los ojos, evitando la aparición de degeneración macular, dada la presencia de vitaminas A y C.

También es perfecto para ser consumido por personas que padecen anemia, porque además de ser rica en ácido fólico, contiene vitamina C, la cual ayuda a la absorción de hierro de los alimentos.

Exactamente porque contener un alto nivel de vitamina C, esta también tiene propiedades antivirales y antifúngicas, liberando toxinas de la sangre, fortaleciendo así el sistema inmunológico.

Cómo escoger las mejores mandarinas

Es importante elegir bien las mandarinas, para no atrapar ninguna que sea hermosa por fuera y seca por dentro, o incluso esté estropeada. Mira el paso a paso:

  1. Busca las frutas que no tengan signos, puntos o rasguños en la cáscara, así como la apariencia de que han sido golpeadas. Escoge las que tengan la cáscara brillante y vívida.
  2. Las frutas más pesadas son las que tienen más líquido adentro, por lo tanto, las más jugosas y nutritivas.
  3. Descarta las frutas con partes suavizadas, incluso si el resto se ve bien, ya que puede haber comenzado un proceso de contaminación.

Cómo conservar

Ahora que has elegido las más bonitas, aquí se muestra cómo mantenerlas en casa:

  1. Almacena las frutas durante un máximo de una semana, en un lugar abierto, fuera de la bolsa del mercado.
  2. Solo lava la fruta cuando la vayas a comer. Si se moja antes, puede haber crecimiento de hongos.
  3. Lávate las manos antes de consumir los gajos.
  4. Siempre retira las semillas antes de comer la fruta o preparar un zumo.
  5. En el frigorífico, guárdalo por hasta 2 semanas.

Cómo hacer zumo de mandarina

Ingredientes

  • Mandarina: 2 unidades;
  • Agua: 500 ml.;
  • Hielo y azúcar: al gusto.

Modo de preparación:

1. Pela la fruta, corta los gajos por la mitad y retira las semillas.

2. En una licuadora, bate el agua con la fruta.

3. Cuela, coloca nuevamente, y bate con hielo y azúcar.

4. Bebe de inmediato.

5. Si también puedes aprovechar la cáscara, puedes hacer una deliciosa mermelada con ella.

Receta de mermelada de cáscara de mandarina

Ingredientes

  • Azúcar: ½ taza de té;
  • Cáscara de mandarina: 3 unidades;
  • Clavos de olor: 3 unidades;
  • Canela en polvo: 1 cucharadita de café.

Modo de preparación:

1. Lava bien las cáscaras y córtalas en rodajas finas.

2. Hierve las cáscaras, cambiando el agua 3 veces.

3. En una cacerola, coloca el azúcar, las cáscaras y los clavos. Revuelve continuamente hasta que hierva.

4. Agrega la canela, mezcla y hierva hasta que se formen pequeñas burbujas.

5. Apaga y coloca en un frasco de vidrio para enfriar.

Compartir

Comentarios